domingo, 7 de febrero de 2016

Genocidas ocupan cargos en el Ministerio de Defensa

Un grupo de militares fueron designados por decreto por Mauricio Macri a cargo de áreas del Ministerio de Defensa que, salvo en la dictadura, ocupan civiles. Justamente, se trata de militares denunciados por delitos de lesa humanidad durante la dictadura.
Gloria Pagés


Las repudiadas declaraciones de Darío Lopérfido pasaron a ser el discurso con el que se preanunciaban a graves hechos que se conocieron en el día de ayer. Ya no es el relato reconciliador con los genocidas, la vuelta al discurso negacionista del terrorismo de estado a través de la teoría los dos demonios. Se trata en este caso del nombramiento en el Ministerio de Defensa de militares que fueron parte de la dictadura.

Como lo fue César Milani a cargo del Ejército hace hace no mucho, hoy en Defensa circulan genocidas que no hay sido siquiera procesados pero sobre quienes pesan importantes denuncias.

Con el cargo de Director General de Política Internacional de Defensa, se designó, obviamente por decreto, a un coronel retirado, Osvaldo Hipólito Jesús Tosco. Este cargo de conducción, salvo en la dictadura, fue ocupado por personal civil.

Además, dos subsecretarios (cargos que también eran civiles) de esa cartera son también coroneles retirados: Eduardo Thenon, es ahora subsecretario de Formación y Hugo Patricio Pierri asumió al frente de la subsecretaria de Planeamiento Estratégico y Política Militar.

Hay que señalar que ninguno de estos ascensos y nombramientos pasaron por el Senado y algunos de ellos ya habían sido objetados años atrás.

Tosco está implicado en lo que fue la antesala al genocidio, el Operativo Independencia en Tucumán, y fue destinado en el hoy departamento de Lules, que en 1975 era parte de Famaillá, y donde funcionaba un Centro Clandestino de Detención que es investigado por 25 desapariciones. Años después, Tosco es destinado al GADA 601 (Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea) en Mar del Plata como instructor. La instrucción, justamente, era sobre métodos de tortura, y así fue denunciado por conscriptos.

Con respecto a Hugo Pierri, existen denuncias por las que sus pliegos de ascenso quedaron trabados en el año 2013. Es que se habían recibido denuncias que lo implicaban en 2005 en actos intimidatorios contra fiscales, integrantes de la Comisión de la Memoria de Corrientes y el Equipo Argentino de Antropología Forense cuando, en la localidad de Paso de los Libres en Corrientes, que se dirigían a realizar una investigación en un predio ocupado por el Ejército, Pierri y sus hombres, con fusiles FAL y las caras pintadas, les impidieron el paso, alertados de antemano sobre la presencia de los organismos. Según Pierri, que en ese momento era, estaban haciendo “ejercicios militares”.

Estos nombramientos, en línea con lo que no nos cansaremos de denunciar como una política clara que pretende reconciliarnos con los genocidas (con antecedentes recientes en nombramientos en el gobierno de Jujuy, en la AFI como también en Defensa) tenemos que enfrentarlos con la movilización y la organización. La apertura de los archivos, tarea pendiente desde el 83 a esta parte, es una demanda urgente para conocer la verdad sobre todos los genocidas y avanzar en el juzgamiento de los miles que quedan impunes y muchísimos de ellos reciclados y en funciones.

Este próximo 24 de marzo, a 40 años años del golpe genocida, marcharemos junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia contra la impunidad y la represión de ayer y de hoy.

por lo menos, a otros dos coroneles retirados en niveles de subsecretarios. Ambos fueron designados por decretos publicados en el Boletín Oficial, uno como subsecretario de Planeamiento Estratégico y Política Militar y otro como subsecretario de Formación ambos dependientes de la Secretaria de Estrategia y Asuntos militares, actualmente a cargo de Angel Tello, primero funcionario de la Alianza en Defensa, luego viceministro de Horacio Jaunarena durante el duhaldismo, por entonces fervoroso activista de la actuación militar en cuestiones domésticas. Antiguos funcionarios de la cartera sostienen que la designación de militares en estos puestos no sucedía desde la última dictadura militar.

Entre los militares promovidos además de Tosco, está el coronel retirado, dependiente de la Secretaría de Estrategia y Asuntos Militares. Y en la última semana fue nombrado Antonio Marcelo Serangeli como subsecretario de investigación, desarrollo y producción para la Defensa de la Secretaría de Ciencia, Tecnología y Producción un área con incidencia en Fabricaciones Militares. Serángeli que también es presentado en el boletín oficial como “licenciado”, revistaba en 2011 como comandante del Batallón de Infantería de Marina 5 en Río Grande.

viernes, 29 de enero de 2016

Repudio a la prisión domiciliaria a acusado por la desaparición de la nieta de Chicha Mariani

La Cámara Federal de Casación Penal le concedió ese beneficio al excomisario Horacio Elizardo Luján por la desaparición de Clara Anahí Mariani, la nieta de una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo.

Por Agencia DyN

La Cámara Federal de Casación Penal le concedió la prisión domiciliaria a uno de los acusados por la desaparición de Clara Anahí Mariani, la nieta de una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, María Isabel “Chicha” Mariani, durante la última dictadura.

Se trata del ex comisario Horacio Elizardo Luján, que fue jefe de la unidad regional de la Policía Bonaerense en La Plata en 1976 y responsable de la Comisaría Quinta, donde funcionó un centro clandestino de detención.

El tribunal de feria de la Casación entendió que la permanencia de Luján en una cárcel común podría “agravar el riesgo respecto de la salud del imputado, con compromiso de vida, de no recibir control periódico clínico, neurológico y cardiológico”.

Los jueces subrogantes Roberto Boico y Norberto Frontini (ambos designados durante el kirchnerismo y cuestionados por esa circunstancia) más la jueza titular Angela Ledesma (tildada de “garantista” dentro de la Justicia) hicieron lugar al planteo del represor, atendiendo a su delicado estado de salud.

Según se desprende del fallo, que “Luján se encuentra cumpliendo prisión preventiva desde el 23 de octubre de 2006 y superó los 80 años de edad”.

viernes, 25 de diciembre de 2015

BASTA YA DE GENOCIDAS EN LIBERTAD : ¡¡BERGÉS A PRISIÓN !!


 A las 17 horas comenzó la concentración en la esquina de Avenida La Plata y 12 de Octubre, en el partido bonaerense de Quilmes. 

Desde allí, compañeras y compañeros de CORREPI, HIJOS La Plata, Hombre Nuevo, HLI, Marcha Guevarista del Pueblo, Izquierda Revolucionaria AEDD y PTS, entre otras organizaciones políticas y sociales de la zona, nos movilizamos hacia la casa de Jorge Antonio Bergés, para realizar un nuevo escrache en su domicilio y exigir cárcel común para éste y todos los genocidas. 

Como era de esperarse, la cuadra se encontraba vallada y protegida por un importante número de efectivos de la policía bonaerense.

Frente a las vallas policiales, que protegían la casa del genocida, se realizó el acto en el cuál tomaron la palabra compañeros y compañeras de las organizaciones convocantes, destacándose las emotivas y combativas palabras de "Cachito" Fuckman, integrante de la Asociación de ex Detenidos-Desaparecidos. 

Como cierre, se dio lectura al documento de convocatoria y se agitaron consignas y canciones contra el genocida Bergés y contra los represores de hoy-que custodiaban la cuadra cumpliendo el rol de seguridad privada del asesino de la dictadura- y se homenajeó la lucha de nuestros/as 30.000 compañeros/as desaparecidos/as.


Bergés cumplió tareas durante la dictadura como médico de la Policía Bonaerense. Como bien se relata en el documento unitario elaborado por las organizaciones "este nefasto personaje participó en la tortura y desaparición de muchxscompañerxsdetenidxs. 

Además, asistió los partos de compañeras detenidas y fue el responsable de, al menos, 16 apropiaciones de bebés nacidos en cautiverio". 

Si bien fue condenado junto con el ex comisario Etchecolatz, desde principios de 2014, Bergés goza del beneficio de la prisión domiciliaria. 

Como es sabido, en los últimos 12 años, el kirchnerismo se llenó la boca hablando de Derechos Humanos. 

Sin embargo, no se han abierto los archivos de la dictadura y sólo han sido condenados un puñado de genocidas, muchos de los cuales –como Bergés- gozan del injusto privilegio de la prisión domiciliaria.

Como quedó planteado claramente en la actividad, es de esperarse que la impunidad de los represores se fortalezca con el nuevo gobierno de Macri. 


Lo mismo sucederá con la represión actual hacia el pueblo trabajador y las luchadoras y luchadores. 

Sin embargo, nosotros y nosotras, seguiremos de pie, luchando contra la represión de ayer y de hoy, exigiendo juicio y castigo para todos los genocidas, y dando la pelea para seguir construyendo el camino, que trazaron nuestros/as 30.000, hacia una sociedadsin explotación ni opresión.


* 30.000 compañeras y compañeros detenidas/os desaparecidas/os ¡PRESENTES! ¡AHORA Y SIEMPRE!


* Apertura de los archivos de la dictadura


* Cárcel común para Bergés y todos los asesinos y torturadores

* Contra la represión de ayer y de hoy ¡ORGANIZACIÓN Y LUCHA!













miércoles, 9 de diciembre de 2015

GENOCIDA SUELTO : señalización del domicilio del genocida Bergés

17 de diciembre a las 17 hs. Concentramos en Av. de la Plata y 12 de Octubre.

Repudio por la prisión domiciliaria que goza Jorge Bergés: 

Un genocida con privilegios mientras Julio López sigue desaparecido

Un repudiable fallo del Tribunal N 1 de La Plata que dictaminó en una sesión express la prisión domiciliaria para el genocida Jorge Antonio Bergés. El represor había sido condenado en marzo del año 2004 junto a Miguel Etchecolatz por participación en torturas y robo de bebes durante la última dictadura militar y desde hace unos meses está viviendo en su casa de Quilmes.

Cabe recordar que a fines de 2010 Bergés también gozó de cárcel domiciliaria y que gracias a la movilización popular volvió a la cárcel común.

Este hecho gravísimo deja en evidencia la impunidad de la que gozan los genocidas. 

Bergés se dedicaba a controlar la potencia de la picana y “asistía” partos de compañeras desaparecidas, como la mamá de  Victoria Moyano del CEPRODH o la inolvidable ADRIANA CALVO, de la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos, en el circuito de centros clandestinos de detención dirigido por el ex general Camps y el ex comisario Miguel Etchecolatz. Por estos motivos fue condenado por primera vez en 1986, pero salió libre por la ley de obediencia debida de Alfonsín. Gracias a la lucha de los organismos de derechos humanos se lo volvió a condenar en el 2004. 

Por todo ello, se ha convocado a señalizar el domicilio dónde el genocida Bergés goza de impunidad y privilegios. El 17 de diciembre a las 17 horas, en Avda. de la Plata y 12 de Octubre. 

jueves, 22 de octubre de 2015

Represión salvaje en Chaco : muere el dirigente piquetero Ángel Verón

El dirigente del MTD “No al Desalojo”, Ángel Verón, fallece en la sala de terapia intensiva del Hospital Perrando. Permaneció hospitalizado hasta su deceso, luego de ser detenido y hospitalizado tras la represión del 24 de septiembre en la ruta nacional Nº 11, km 997.

Ángel Verón dejó de existir el 19 de octubre de 2015, en la sala de terapia intensiva del Hospital Perrando. Sus compañeros del movimiento social que integraba Ángel, MTD ‘No al Desalojo’, señalaron que murió “pese a que la perversidad humana y política del gobierno habría ordenado que lo mantuvieran artificialmente vivo hasta después de la elecciones presidenciales”.

Marcelino Leiva sostuvo que “el gobierno de Capitanich y su policía represora asesinaron a Ángel Verón a golpes por reclamar el cumplimiento de promesas electorales en materia de viviendas y trabajo”. La comunicación termina señalando: “Compañero Verón tu lucha y tu muerte no serán en vano. Juicio y castigo a sus asesinos”.

LA REPRESIÓN POLICIAL
La represión se produjo en la Ruta Nacional Nº 11, km 997. Pasada las 18 horas del jueves 24 de septiembre se desató una “cacería humana contra integrantes de la organización MTD ‘No al Desalojo’. Se detuvo, entre otros, al dirigente Ángel Verón, quién fue sometido a una salvaje golpiza.

Según Patria Grande, la represión se ejecutó “durante un corte parcial que realizaban los compañeros del movimiento social; unas veinte familias, entre ellas niños y mujeres, quienes reclamaban la mediación del gobierno provincial frente al incumplimiento de compromisos asumidos respecto a la provisión de becas y herramientas de trabajo que le permitieran continuar con la autoconstrucción de viviendas, en un pequeño campo ubicado a un costado de la Ruta 11, cerca del KM 997”.

Señalaron que “sin el arribo de ningún funcionario ni mediador del Gobierno de Jorge Capitanich, al lugar de protesta, los integrantes de la organización resolvieron cortar parcialmente la ruta, a lo que inmediatamente acudió una docena de patrulleros pertenecientes a la Comisaría Cuarta, Infantería, Camión Hidrante, y los equipos del COE, que comenzaron a amedrentar a quienes se manifestaban. Frente a esta situación de tensión, el movimiento decidió levantar el corte y volverse al campo que se encontraba a varios metros del lugar. Sin embargo cuando esto sucedía, sorpresivamente la policía avanzó brutalmente contra los manifestantes desatando una verdadera cacería”.

Denunciaron que “la persecución duró varias horas, y en medio de la oscuridad, la policía disparaba a mansalva con balas de plomo contra los compañeros que intentaban escapar de la arremetida policial. Como presumimos, la orden del secretario de Seguridad, Marcelo Churín, probablemente con la anuencia del gobernador de la provincia, era ir en busca de los referentes de la organización. Esto ocurrió cuando la policía atrapó a Ángel Verón y a su hermano Rogelio Verón, quienes en el lugar fueron golpeados con patadas y palos, y arrastrados hasta el camión del Comando. Desde el momento de la detención, los familiares perdieron por completo el contacto con los dos hermanos.” Sin respuestas en la comisaría, aguardaron hasta la mañana de este viernes, cuando con el acompañamiento de Patria Grande y MTD “Federal”, se manifestaron ante la justicia penal, en donde realizaron una denuncia y pudieron dar con el paradero de Ángel Verón, mientras que su hermano, se encontraba desaparecido. “En el Hospital Perrando, la esposa del Ángel ingresó a la sala en la que se encontraba hospitalizado, y constató las heridas graves en el estómago que padecía el paciente, y según pudo contar un médico, el hombre ingresó al nosocomio “desvanecido y con las tripas afuera”, como consecuencia de los fuertes golpes que recibió y que le provocaron una profunda herida. Verón se encontraba rodeado de policías en el hospital, bajo una supuesta orden de arresto.

lunes, 29 de junio de 2015

¡DARIO Y MAXI VIVEN EN LA LUCHA DEL PUEBLO!



Hoy volvemos a este puente histórico de los luchadores para decir una vez más:

¡DARIO Y MAXI VIVEN EN LA LUCHA DEL PUEBLO! 13 AÑOS DE
IMPUNIDAD Y ENCUBRIMIENTO 
EL GOBIERNO ES RESPONSABLE
JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS DE LA MASACRE DE
AVELLANEDA: EDUARDO DUHALDE – ANÍBAL FERNÁNDEZ -FELIPE SOLÁ-
JUAN JOSÉ ÁLVAREZ-ALFREDO ATANASOFF-LUIS GENOUD-JORGE
MATZKIN -OSCAR RODRÍGUEZ. 

Trece años pasaron desde aquel 26 de Junio del 2002, cuando el gobierno de Eduardo
Duhalde intentó quebrar a sangre y fuego al movimiento piquetero que se movilizaba
contra el hambre y la desocupación. 
La devaluación impuesta por el FMI, que contó con el apoyo de toda la clase capitalista,
agravó la miseria del pueblo trabajador. Confiado en el respaldo de los grupos
económicos y de poder, Duhalde arremetió contra las organizaciones populares. La
feroz represión que ordenó y ejecutó su gobierno costó las vidas de Darío y Maxi, más
de cuarenta manifestantes heridos con balas de plomo, cientos de detenidos en las
comisarías aledañas, en las cuales se golpeó y torturó a una gran cantidad de
compañeros y compañeras.


Mientras los medios de comunicación difundían la versión oficial de un supuesto
enfrentamiento que jamás había ocurrido, la denuncia de la masacre trascendió gracias a
la movilización popular y al coraje de muchos trabajadores de prensa. 
Durante los días siguientes, miles ganamos las calles para reclamar juicio y castigo a los
responsables. Gracias a eso, las vidas de Darío Santillán y Maxi Kosteki trascendieron,
sus ejemplos se multiplicaron y hoy nos encontramos como todos los años
reivindicando su lucha.

Logramos las condenas ejemplares del comisario Alfredo Fanchiotti y del cabo
Alejandro Acosta por los homicidios de Darío y Maxi, pero los responsables políticos
de aquella represión criminal; Los que crearon el clima de provocaciones contra el
movimiento piquetero durante los días previos; los que tomaron las decisiones e
impartieron las ordenes; los que ordenaron la movilización de cuatro fuerzas de
seguridad y de los servicios de inteligencia; los que dieron carta blanca para disparar
plomo contra manifestantes desarmados; los que escribieron el libreto para justificar la
masacre; esos responsables continúan impunes hasta el día de hoy.  

Doce de los trece años que transcurrieron desde la masacre de Puente Pueyrredón
fueron bajo los gobiernos del matrimonio Kirchner. Ellos son los responsables
principales de la impunidad y del encubrimiento de los responsables.
Néstor Kirchner –que llegó a la presidencia de la mano de Eduardo Duhalde- ofreció
crear una comisión investigadora, pero sólo bajo la condición de que las organizaciones
abandonáramos la lucha y renunciáramos a nuestra independencia. Trató de cooptar –y
lo logró en algunos casos puntuales- pero los familiares de Darío y Maxi y las
organizaciones que hoy regresamos a este Puente Pueyrredón, rechazamos sus
maniobras y continuamos exigiendo una investigación independiente y sin condiciones. 
Eduardo Duhalde, el principal responsable de la represión, allanó el camino de los
Kirchner a la Casa Rosada. Los demás responsables políticos de la masacre de
Avellaneda continúan activos, enrolados en las filas del oficialismo y de la oposición.
Aníbal Fernández, uno de los mayores provocadores contra el movimiento de lucha de

los desocupados, integra el gobierno nacional desde su inicio y se postula como
candidato a la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires por el Frente para la
Victoria.

Juan José Álvarez, quien era el secretario de Seguridad Interior de la Nación durante el
gobierno Duhalde, fue y volvió del massismo al kirchnerismo. Actualmente, permanece
refugiado en el oficialismo, que volvió a recibirlo con los brazos abiertos. También
Alfredo Atanasof, ex jefe de gabinete de Duhalde y vocero de las provocaciones de su
gobierno durante los días previos a la represión, mantiene su alineamiento con el
kirchnerismo.

Felipe Sola -ex gobernador- y Jorge Vanossi -ex ministro de Justicia de la Nación- son
ambos candidatos del Frente Renovador de Sergio Massa.
Luis Genoud, ministro de seguridad de la Provincia de Buenos Aires, hoy es miembro
de la Corte Suprema de Justicia Bonaerense.
Carlos Soria, el ex jefe de la SIDE, que jugó un papel clave en la represión asesina,
murió impune a manos de su esposa poco después de ganar la gobernación de la
provincia de Rio Negro por el Frente para la Victoria. 

Estas son las razones por las cuales el gobierno nacional encubre a los autores
intelectuales: siguen formando parte del establishment político como funcionarios u
operadores políticos. El gobierno ratificó su alianza para su sucesión con otro ex
funcionario duhaldista, Daniel Scioli.

La masacre de Avellaneda fue una decisión de Estado, avalada por todos los centros
políticos y mediáticos de la clase capitalista. Al día de hoy, logramos que se
desarchivara la causa judicial que debería investigar las responsabilidades políticas de la
masacre, luego de permanecer cajoneada durante años en el juzgado de Ariel Lijo. Esta
causa tuvo cuatro fiscales a cargo y jamás avanzó un centímetro. Muchas de las medidas
de prueba que presentamos –como cruces de llamadas telefónicas entre los involucrados
y el detalle de la cadena de mandos de las fuerzas represivas que intervinieron- jamás
fueron respondidas.

Hoy volvemos a este puente para reclamar juicio y castigo a quienes en ese momento
tenían en sus manos el poder del Estado y ejecutaron una represión planificada y
organizada. La mayoría de ellos goza de impunidad, amparados a la sombra el poder
político. 

Pero también volvemos a este puente a denunciar los atropellos contra los trabajadores
ocupados y desocupados, contra los jubilados, contra la juventud y las mujeres; y para
levantar nuevamente el conjunto de reivindicaciones por las que luchaban Maxi y Darío,
que aún siguen vigentes. 

Denunciamos la criminalización de la protesta y el reforzamiento  del aparato represivo
del Estado. La designación de Alejandro Granados y la reivindicación de la policía
bonaerense a cargo de Scioli; la promoción del genocida César Milani al frente del
Ejército y del control de todos los servicios de Inteligencia; la vigencia de las llamadas
leyes antiterroristas y de programas de espionaje contra los luchadores como el Proyecto
X; , la renuncia del general K deja intacto el aparato de espionaje que el montó, como lo
demuestra la existencia de 1500 oficiales que están en su misma situación, algunos
recientemente ascendidos.

El desmantelamiento del aparato represivo no lo harán quienes sostuvieron a Milani, a
su aparato de inteligencia y votaron la ley antiterrorista.
 Las condenas a los trabajadores petroleros de Las Heras, Santa Cruz, y la existencia de
presos políticos como el caso de Raúl “Boli” Lescano (del MPR Quebracho) y de los
trabajadores de Corral de Bustos; son expresiones de un estado permanente de
conspiración contra las demandas sociales y las luchas populares.

El reforzamiento represivo tiene su correlato en el sistemático incremento de la
militarización en los barrios, a lo largo y ancho del país, la regencia del robo organizado
y las zonas liberadas, junto al crecimiento de las mafias del narcotráfico y las redes de
trata. 

Las fuerzas de seguridad son el eslabón más importante del delito organizado que
enlaza a funcionarios, punteros, bancos, jueces  y fiscales.
Desde este Puente histórico decimos:
Basta de represión y criminalización de la protesta.
Basta de gatillo fácil.
Desprocesamiento de los luchadores.
Libertad a los presos políticos.
Fuera Milani.

Reivindicamos al impresionante movimiento de mujeres que se expresó a través de la
convocatoria #NiUnaMenos. El Estado es responsable por la impunidad y la violencia
que sufren nuestras compañeras. Exigimos una respuesta para frenar el asesinato de
mujeres en todo el país y exigimos derecho al aborto libre, seguro y gratuito. ¡Basta de
opresión y violencia contra la mujer!

Reivindicamos a Darío y Maxi como expresión de la juventud que se organiza y lucha
en los lugares de trabajo, en los colegios y facultades, en los barrios y en las zonas
rurales; la que enfrenta a la burocracia sindical y la precarización laboral, como Mariano
Ferreyra. 

Reivindicamos, a través de Darío y Maxi, a todos los mártires de las luchas obreras y
populares.  A los 30 mil compañeros y compañeras detenidos desaparecidos y a los
asesinados por la represión durante la democracia. A Anibal Verón, Teresa Rodríguez,
Víctor Choque y los muertos en el puente Corrientes. A las víctimas de los crímenes de
la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001, a Javier Barrionuevo y a Carlos
Fuentealba. A Rosemary Churapuña y Bernardo Salgueiro, asesinados en la represión
del Indoamericano. A Roberto López y Sixto Gómez y Mario López, de la comunidad
Qom de Formosa. A Florentín Díaz, asesinado  en Castelli, Chaco. A Cristian Ferreyra
y Miguel Galván, asesinados por los sicarios del agronegocio en Santiago del Estero. A
Mono, Jere, Patón y César Oviedo en Rosario. Denunciamos el asesinato del trabajador
de la construcción  Darío Avalos por la patota de la Gerardo  “601”Martínez de la 
UOCRA

Denunciamos el reciente atentado sufrido por Vanesa Orieta, hermana de Luciano
Arruga así como también las amenazas e intimidaciones hacia familiares y luchadores
que intentan acallar sus voces de denuncia, como  la persecución contra Pablo Pimentel
de la APDH La Matanza y contra Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA y testigo
en la causa contra los genocidas. 

Alzamos nuestra voz por la desaparición de Julio López y por el esclarecimiento de los
crímenes de Luciano Arruga y Silvia Suppo. Por los más de 4.300 casos de gatillo fácil
desde 1983 hasta el presente. 

Todos ellos están representados también en el nombre de la estación "Darío Santillán y
Maximiliano Kosteki", que hemos convertido en una muestra permanente de arte
popular y de lucha, recuperándola para las clases desplazadas como un espacio concreto
y simbólico, con el nombre de estos dos luchadores populares.

 Ellos formaron parte de una generación de luchadores. La enfrentó al menemismo y a
la Alianza, la del 19 y 20 de diciembre, la que combate todos los días el hambre, la
miseria, la explotación y la opresión. Darío y Maxi serán redimidos cuando los
culpables paguen y cuando logremos poner en pie la  Argentina por la que lucharon, sin
explotadores ni explotados. 

Volvemos al puente como cada 26 de Junio, a lo largo de estos 13 años con el mismo
reclamo de trabajo genuino para los desocupados, basta de precarización laboral, salud
educación y la universalización de  programas de estudio y empleo para la juventud y
los desocupados.

En las vísperas de este nuevo 26  se presentarán las apelaciones por el crimen de estado
contra nuestro compañero Mariano Ferreyra, allí estaremos para gritar Perpetua a
Pedraza y todos sus cómplices!!!
En cada joven que resiste y se organiza,  viven las figuras militantes de Maxi y Darío,
su dimensión integral y humana, en los que ponen el cuerpo y comparten la lucha de los
explotados y los oprimidos. 

Darío Santillán y Maximiliano  Kosteki, ¡presentes!
Castigo a todos los responsables políticos y materiales de la masacre de Avellaneda.
Pan y trabajo para todos y todas. Salario mínimo equivalente a la canasta familiar. Basta de tercerización y precarización laboral. Pase a planta de los trabajadores de los planes de empleo. Plenos derechos sociales y sindicales.

Desprocesamiento de todos los luchadores y las luchadoras populares.
Libertad a Raúl "Boli" Lescano y a todos los presos políticos.
Basta de criminalización de la protesta social.
Abajo la ley antiterrorista..
Basta de violencia contra la mujer. Ni una menos. El Estado es responsable.

Por tierra y vivienda para todas y todos. Basta de expulsión de los pequeños
campesinos. Basta de envenenar a los pueblos rurales con agrotóxicos.
Fuera el imperialismo de América Latina. Unidad de todos los luchadores y luchadoras contra la explotación y la opresión.

domingo, 28 de junio de 2015

A 13 años de la masacre de Avellameda: Darío y Maxi presentes en nuestras luchas



Seguimos exigiendo cárcel para los responsables políticos

Avanza junio y se acerca el 26. Un nuevo aniversario de la Masacre de Avellaneda. Trece años de aquel fatídico 26 de junio de 2002 en el que Darío Santillán y Maximiliano Kosteki cayeron asesinados por las bala de la represión policial. El piso de lo que hoy es la estación Darío y Maxi quedó regado por la sangre de estos queridos compañeros víctimas de la brutal cacería ordenada por el gobierno de Duhalde.

Aquel 26 de junio, en el marco de un vasto proceso de protagonismo popular, diversas organizaciones de desocupados/asnos movilizamos al Puente Pueyrredón para reclamar aumentos de salarios y subsidios, alimentos para los comedores, por el desprocesamiento de las y los luchadores sociales y solidaridad con la fábrica Zanón de Neuquén.

Durante los meses previos el descontento social había ido creciendo. El gobierno de Eduardo Duhalde venía proyectando, junto con las fuerzas de seguridad, un plan de acción para frenar la protesta popular. Ese día, el gobierno había diseñado un esquema de seguridad a cargo de la Policía Federal y Bonaerense, Gendarmería y Prefectura Naval. Finalmente, la represión desatada se llevó la vida de los dos compañeros, y además hubo más de 30 heridos/as con balas de plomo y decenas de detenidos/as.

Como luchadorxs, como militantes del campo popular, como trabajadorxs queremos recuperar en toda su dimensión ese momento tan importante de nuestra historia reciente. Rechazamos los “relatos” construidos desde los sectores de poder, relatos que pretender legitimar una realidad que sigue siendo esencialmente injusta. Apostamos a construir otro futuro y para ello debemos contar nuestra propia historia y ser cada día más protagonistas de nuestro presente.

Darío y Maxi son nuestros mártires pero, fundamentalmente, son una bandera a levantar, son ejemplo, son una guía indispensable para la acción. Ellos son la organización desde abajo, la lucha en las calles, la construcción de poder popular, la solidaridad hasta las últimas consecuencias. Claro que vale el homenaje a nuestros muertos, pero sabiendo que el mejor homenaje es recuperar su ejemplo, es continuar su lucha.

En estos 13 años el reclamo de justicia ha sido una constante. La lucha unitaria de un conjunto de organizaciones logró la condena de los autores materiales de los homicidios: el comisario Alberto Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta. Pero siguen impunes los responsables políticos de la masacre, empezando por el ex presidente Eduardo Duhalde y su ministro Aníbal Fernández (hoy Jefe de Gabinete del gobierno nacional y precandidato a gobernador de Buenos Aires por el kirchnerismo). La lucha por justicia y castigo a todos los responsables sigue plenamente vigente; se logró que el juez federal Ariel Lijo reabriera la causa por los responsables intelectuales y políticos de la masacre, pero mucho más habrá que avanzar contra una institucionalidad que defiende la impunidad de los poderosos.

Hoy la Argentina no es la misma que la del 2002. Encabezados por el kirchnerismo, los sectores del poder lograron una indiscutible recomposición del sistema capitalista y sus instituciones. Los sectores populares logramos recuperar algunos derechos pero perdimos protagonismo y fuerza en las calles. El horizonte de un “capitalismo serio” se asienta en el saqueo de los bienes comunes, la precarización laboral, salarios y jubilaciones miserables. A trece años de aquellas demandas, continuamos exigiendo trabajo genuino para todos/as, porque la “década ganada” es, principalmente, para los empresarios que “se la llevan con pala”.

En tiempos de elecciones, de disputas de grupos de poder, los candidatos que repiten eslóganes vacíos mientras preparan nuevos ajustes contra el pueblo. Entre ellos está Aníbal Fernández, uno de los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda, reciclado desde hace más de 10 años por el proyecto K y ahora candidato en las próximas elecciones.

Ante este escenario que se preanuncia aún más duro para el pueblo, se vuelve indispensable sostener el camino que transitaron Darío y Maxi. El de construir una izquierda desde abajo, prefigurativa, con protagonismo popular, con la mirada en Latinoamérica y también en las diversas experiencias históricas de lucha de nuestro pueblo.

En el marco actual no desconocemos la instancia electoral; llamamos a participar de las elecciones votando a los candidatos del FIT porque entendemos que son los que expresan una perspectiva favorable a los trabajadores y trabajadoras. Pero tenemos claro que los cambios de fondo vendrán de la organización y la lucha colectiva. Nos sentimos parte de un proceso regional que tiene en Venezuela y en Bolivia sus expresiones más avanzadas. Y en este punto se agigantan las figuras de Darío y Maxi. Ellos viven en cada una de nuestras luchas: en el barrio, en los lugares de trabajo, en las escuelas y universidades, en la defensa del medio ambiente, en las luchas contra el machismo y el patriarcado y una vida libre de violencia. Ellos son un mojón indispensable en nuestro camino hacia el cambio social, en nuestra apuesta por el feminismo popular, en el diseño del buen vivir nuestroamericano, en el desafío por construir colectivamente el socialismo desde abajo.

Por todo esto, como cada año, este 26 de junio estaremos en las calles de todo el país recordando a nuestros cumpas, reclamando justicia, luchando, como nos enseñaron, con coraje, compromiso y vida.

Darío y Maxi presentes en nuestra lucha!!!

Castigo para los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda.

Cárcel para Eduardo Duhalde, Aníbal Fernández, Alfredo Atanasof, Juan José Álvarez Felipe Sola, Luis Genoud, Oscar Rodríguez y Jorge Matzkin.

Como Darío y Maxi no negociamos nuestros sueños.
Por el socialismo, el feminismo y el poder popular