jueves, 4 de octubre de 2012

Intensa movilización y apareció con vida Alfonso Severo


Apareció con vida el testigo clave del caso Ferreyra

Alfonso Severo fue hallado en una remisería de Gerli, hasta la que llegó golpeado y maniatado. Ya está en el lugar la policía bonaerense. Había sido visto por última vez anoche. Hoy debía declarar en el juicio por el asesinato del militante del PO.

En el día de hoy, 4 de octubre, se realizó una masiva concentración en Plaza de Mayo, exigiendo la aparición con vida de Alfonso Severo. Para mañana, viernes 5, a las 14 hs. fue convocada una manifestación contra la impunidad, de Congreso a Plaza de Mayo. 

El Clío de Alfonso Severo estaba abandonado y con las llaves puestas en una calle de Gerli. 
Tras casi 24 horas de dramática búsqueda, apareció con vida Alfonso Severo. El testigo clave del crimen de Mariano Ferreyra fue encontrado en una remisería de Gerli, hasta la que llegó golpeado y maniatado. El sitio está a pocas cuadras del lugar en el que había sido visto por última vez, el miércoles por la noche. Hoy debía declarar en el juicio por el asesinato del militante del PO.

Severo se presentó en ese local con signos de haber sido golpeado. La aparición del hombre fue comunicada de inmediato a sus familiares. El fiscal Elvio Laborde, a cargo de la investigación, se dirigió con rapidez al lugar, junto a policías del partido de Avellaneda.

El coche de Severo, había sido encontrado este mediodía -con la noticia de su desaparición instalada en los medios- en el pasaje Angaco al 1500 de Gerli, también a pocas cuadras de su casa. El coche, un Renault Clío negro, tenía las llaves puestas y no faltaban elementos de su interior. 
A media tarde, la causa había pasado de la Justicia bonaerense –el fiscal que intervenía era Alejandro Rojas- al Juzgado Federal que tiene el caso de Mariano Ferreyra. Por ese motivo, la investigación quedó a cargo de la Policía Federal, que incluso envió una comitiva de peritos para que trabajen en forma conjunta con sus pares de la Provincia. 

Severo, un empleado de Ferrobaires, reveló en la etapa de instrucción del crimen que la agrupación del sindicato Unión Ferroviaria (UF) de Plaza Constitución guardaba armas en su oficina de esa terminal de trenes. Es más, según confió el abogado de la querella, Ismael Jalil, a Severo ya le habían baleado su casa y recibía amenazas telefónicas por sus declaraciones en este caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada