miércoles, 10 de octubre de 2012

Testigo complica aún más a los dirigentes de la Unión Ferroviaria


“Guardaban armas en la empresa Ferrobaires”

En el juicio por el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, ayer una testigo declaró que los activistas de la Unión Ferroviaria “guardaban armas dentro de la empresa Ferrobaires, en la estación Constitución”. Tras identificar a varios de los miembros de la patota de ese sindicato acusados del crimen, Andrea Noemí Yulis afirmó que fueron los mismos que balearon la casa del testigo Alfonso Severo, un día después del homicidio de Ferreyra. “Es gente que responde a (Alberto) Trezza, (José) Pedraza y (Juan Carlos) Fernández”, dijo en alusión al ex funcionario duhaldista, al titular de la UF y a su segundo, respectivamente. Además, una compañera de militancia relató los últimos momentos del joven asesinado, y la defensa de uno de los acusados pidió una pericia psiquiátrica para Alfonso Severo.

Yulis, vecina del barrio ferroviario lindante con la estación Constitución, precisó que las armas eran guardadas en el sector de encomienda, donde hay un gimnasio, y sostuvo que en ese lugar vio a Cristian Favale, acusado de dispararle a Ferreyra, “dos o tres veces un mes antes del hecho”. La mujer, ex esposa de un ferroviario, reiteró ante el tribunal la declaración espontánea que había hecho ante efectivos de la Gendarmería cuando, un día después del crimen, requisaron la vivienda de un vecino donde se sospechaba que podrían encontrarse pruebas del asesinato. “A las armas las sacaron anoche, hubo movimientos”, les había dicho Yulis. También Severo, el testigo que estuvo desaparecido durante 24 horas la semana pasada, había afirmado que había armas en la UF y Ferrobaires, pero cuando los investigadores fueron a buscarlas no las encontraron en los lugares señalados por él. Durante la pesquisa sí se hallaron armas calibre 40 y 45 en otras dependencias de la UF.

La testigo acusó a Héctor Carruega, Norberto Saldaña, Daniel Heesf y otros empleados de Ferrobaires, a los que definió como “un grupo de delincuentes” que vinculó a las armas que estaban en Constitución, y dijo que ese grupo respondía a Alberto Trezza, ex titular de Ferrobaires y empresario vinculado con el ex presidente Eduardo Duhalde, mencionado también por Severo como posible responsable de su secuestro. Yulis también vinculó a este grupo con Alejandro Benítez, un ferroviario que es testigo protegido en el juicio y que declaró contra los acusados. “Alejandro es de la Lista Verde (de Pedraza) y aquel día iba al frente con una mochila”, aseguró. Y dijo haber reconocido en los videos “a una de las hijas de Carruega y al yerno”.

En la audiencia de ayer también declaró Nancy Arancibia Jaramillo, compañera de militancia de Ferreyra. Dijo que aquel 20 de octubre de 2010 aseguró haber visto “a dos policías” disparando armas de fuego. “Esas sí que eran balas de verdad porque salía fuego –contó–; era impresionante cómo tiraban.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada