jueves, 16 de octubre de 2014

Represor argentino de caridad en iglesia de Génova

ROMA, 15 (ANSA)- La vida de bajo perfil y dedicada a la caridad del ex torturador argentino Carlos Malatto, prófugo de la justicia e imputado por delitos de lesa humanidad, fue destacada en la nota "Un torturador en la parroquia" del diario Il Corriere della Sera.

    Malatto, actualmente de 64 años, vive en Italia desde 2011, tras huir de Argentina vía Chile cuando se acercaba el juicio en el cual está imputado de varios delitos, como torturas, privación ilegítima de la libertad, violación de domicilio.

    Uno de los principales represores de la provincia de San Juan, centro-oeste del país sudamericano, durante la dictadura argentina (1976-1983), está imputado por varios delitos de lesa humanidad, cometidos cuando se desempeñaba como oficial del Regimiento de Infantería de Montaña 22.

    A su llegada a Italia buscó como defensor al abogado Augusto Sinagra, hombre del confianza del ultraderechista Licio Gelli, fundador de la Logia Masónica P2 y quien mantuvo vínculos con la dictadura del ex presidente de facto argentino Jorge Rafael Videla. El ex oficial dijo en la entrevista al diario italiano no recordar "nada" de lo sucedido tras el golpe de Estado de 1976 ni del plan sistemático de represión implementado.

    Sin embargo, consultado sobre cómo vivían los argentinos bajo una dictadura que dejó 30 mil desaparecidos no dudó en afirmar: "Para la población había orden y seguridad, no había problemas".
    Acerca de la huída de su país, argumentó que "en Italia me escucharon". "En Argentina nadie lo hacía, entonces le dije a mis hijos: 'tomo el pasaporte italiano y me voy'", afirmó.
    "En los dos años transcurridos en Aquila hice voluntariado en la Confraternidad de la Misericordia; transporto pacientes", contó Malatto al diario.
    En agosto pasado se trasladó a Génova, dado que uno de los sacerdotes de la parroquia San Santiago Apóstol es argentino "de mi misma ciudad, lo contacté vía Internet y me dijo: 'vení'", agregó.

    En julio pasado la Corte de Casación anuló la extradición de Malatto dispuesta por la Corte de Apelaciones del Aquila, el 4 de abril de 2013, y aceptó el recurso de Sinagra.
    Para los jueces las pruebas presentadas por los magistrados de Argentina en contra del ex represor como "coautor" de torturas y tres crímenes son "teoremas".

    Mientras que los jueces de Aquila habían considerado "pruebas suficientes" los documentos con los cuales la justicia argentina pedía la extradición para responder como "coautor" de delitos de lesa humanidad, cometidos cuando integraba un "grupo de tareas" de oficiales y ex oficiales que operaban con métodos criminales contra opositores políticos, sindicales, etc.

    El abogado Sinagra fue también defensor del ex represor Jorge Olivera, conocido como "El carnicero de San Juan", condenado en Argentina por delitos de lesa humanidad, entre ellos el crimen de la modelo francesa Marie Anne Erize. Olivera, patrocinado por Sinagra, logró no ser extraditado de Italia a Francia, que pretende juzgarlo por el crimen de Erize, aunque permanece en una cárcel de Roma.

    De acuerdo a los testimonios de ex detenidos y documentos del último juicio a represores realizado en San Juan, Malatto y Olivera tenían un vínculo muy estrecho.
    "Fantasías, no tengo nada que ver con él", respondió Malatto sobre su relación con el teniente condenado a cadena perpetua en su país pero que huyó a Italia. "El 22 de octubre cumplo 65 años, quiero encontrar un trabajo", dijo el ex represor, quien afirmó que se encuentra "tal vez un poco cansado pero físicamente en forma". (ANSA). NM-ADG/MRZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada