lunes, 4 de febrero de 2013

Mariano Ferreyra: Inspección ocular en el escenario de los hechos

Hoy (4/2/13) se realizó la inspección ocular en Barracas y Avellaneda, los lugares donde se desarrolló el ataque de la patota de la Unión Ferroviaria.

El tribunal, la fiscalía y los abogados formaban una numerosa comitiva. La inspección comenzó pocos minutos después de las doce del mediodía, una vez que el presidente del tribunal anunció a viva voz que estaban presentes todas las partes y podía darse inicio al recorrido. Grabador en mano, el mismo juez fue registrando los pedidos de los abogados y le transmitía al camarógrafo de gendarmería las vistas que debía tomar.

Todo el operativo de seguridad estuvo a cargo de Gendarmería. Solamente se hicieron presentes los policías imputados, mientras que los detenidos prefirieron no concurrir.

Toda la zona estaba cubierta de pintadas del Partido Obrero reclamando justicia por Mariano y perpetua a Pedraza. Una delegación de compañeros de militancia de Mariano acompañó el recorrido de punta a punta.

Los puntos centrales de los que se tomaron vista fueron el puente Bosch y el acceso por el cual los manifestantes intentaron subir a las vías, siendo agredidos a piedrazos por la patota. Luego, la comitiva se desplazó con la calle Luján, deteniéndose en Luján y Santa Elena, donde los manifestantes se detuvieron a reponerse luego de la primera agresión y realizaron la asamblea que daría por concluida la movilización; más adelante, se detuvo en la esquina de Perdriel, donde Mariano cayó herido de muerte, y finalmente, en la esquina de Limay, donde cayó herida Elsa Rodríguez. De regreso hacia las vías, también por la calle Luján, la comitiva se detuvo en el portón del playón de Chevallier, donde la patota acorraló a los periodistas de C5N.

En un momento, el abogado Freeland pidió que se tomara vista de una calle, ilusionado con que refutaría a uno de los testigos que declaró contra los acusados. Se equivocó de arteria; se dio cuenta de su error más adelante, pero prefirió mantenerse callado. Los jueces también se ubicaron en la casa de un testigo -ubicada muy próxima al puente ferroviario, sobre la calle Luján- que declaró en el juicio haber visto a dos personas bajar de un auto estacionado frente a su domicilio cargando un bolso con armas y dirigirse al encuentro con la patota.

Luego, la mayor parte de la delegación trepó al puente ferroviario que cruza Luján, escalando el terraplén. Desde allí se tomó vista desde el lugar que ocupó la patota antes de lanzarse contra la manifestación, que se estaba retirando. La comitiva caminó por las vías unos cien metros, hasta la estación Yrigoyen: se trata del mismo recorrido, pero en sentido contrario, que hizo Favale, al frente de un grupo de barrabravas, para unirse a la patota.

De allí, la comitiva volvió sobre sus pasos y cruzó el puente Bosch en dirección a Avellaneda. Giró por Giribone, y luego de recorrer doscientos metros, retomó la calle Lebehnson y se detuvo unos momentos en el viejo local del Partido Obrero de Avellaneda. Por último, la comitiva se desplazó a la estación Avellaneda y recorrió el andén 1, hasta la punta. Desde allí se puede observar el playón de Carrefour, donde estuvieron estacionados los camiones y grupos de combate de la Policía Federal, entre las 10 de la mañana hasta las 14 horas, cuando la agresión criminal ya se había consumado y Mariano estaba muerto.

Mañana se reanudan las audiencias. Trascendió que mañana ampliaría su declaración indagatoria el policía Hugo Lompizano, quien estaba a cargo de la Dirección General de Operaciones. En principio, estaba previsto que los alegatos comiencen el próximo 8 de febrero. Esa fecha puede postergarse algunos días más si otros imputados deciden declarar, luego de refugiarse durante cinco meses en el silencio.

Justicia por Mariano. Perpetua a Pedraza
(Fuente PO. org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada