jueves, 30 de agosto de 2012

Favale, más complicado en el juicio por el crimen de Mariano Ferreyra

Otro revés para Favale

Un policía bonaerense complicó la situación del detenido Cristian Favale, uno de los principales acusados por el crimen del militante del Partido Obrero, al afirmar que tras el asesinato lo llamó por teléfono en "reiteradas" ocasiones para pedirle ayuda porque había estado "en el problema de Capital", cuando todavía la Justicia no había dictado su orden de captura.

El testigo, sargento Alejandro Tocalino, explicó que conocía a Favale desde hacía poco más de un año antes del crimen de Ferreyra, que se lo había presentado otro efectivo al que llamó "Mauricio". El policía contó que en los días posteriores al 20 de octubre, cuando la patota de la Unión Ferroviaria atacó la marcha de trabajadores tercerizados del exferrocarril Roca, Favale lo llamó a su Nextel y le dijo que "había estado en el problema de Capital, que si sabía algo que le avise. Me llamó reiteradas veces y a Mauricio también".

En un breve testimonio, donde casi no hubo preguntas de las partes -salvo unas pocas de la fiscalía y una de la defensa oficial de Favale- Tocalino explicó que entonces era sargento en la DDI de Quilmes, aunque ahora está "sin actividad". Además, señaló conocía a Favale, que sabía que tenía un vehículo Corsa, que trabajaba como remisero en Florencio Varela y que era "simpatizante" de Defensa y Justicia.

Al declarar ante el Tribunal Oral en lo Criminal 21 --que también juzga al titular de la UF, José Pedraza, y a otros detenidos por el asesinato--, el oficial aseguró que "no sabía el apellido, le decía Cristian". Además, explicó que en un primer momento no supo a qué se refería con el "problema de Capital", pero que después se enteró y comunicó las llamadas a su superior directo, Pablo Barberis.

Tocalino relató que su jefe le dijo que "lo siguiera atendiendo y que si teníamos que dar una mano para detenerlo lo íbamos a hacer. No sabía si tenía orden de captura pero sí que si estaba metido en un problema íbamos a hacer lo que teníamos que hacer". Ante una pregunta de la defensa oficial, Tocalino aceptó haberse contactado con la DDI de Lomas de Zamora, que realizaba tareas de inteligencia para localizar el domicilio de Favale, para ofrecerse como "mediador".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada